Considerada la sexta enfermedad más frecuente que afecta a miles de mujeres en todo el mundo, la patología puede provocar, incluso, la muerte.

El cáncer de ovario es la tercera enfermedad que afecta a las mujeres en México entre cánceres ginecológicos, informa la Secretaría de Salud.

Tomar píldoras anticonceptivas, someterse a procedimientos quirúrgicos de ligadura de trompas, dar a luz y practicar la lactancia materna, son factores que ayudan a reducir la probabilidad de contraer esta enfermedad cuyos síntomas en una etapa inicial son imperceptibles; sin embargo, cuando el mal está avanzado se presenta dolor en abdómen y pelvis, falta de apetito, pérdida de peso, fatiga, molestias estomacales, indigestión y dolor de espalda.

En el marco del Día Mundial del Cáncer de Ovario, la dependencia señaló que también las mujeres podrían disminuir el riesgo de padecer este cáncer, que es más letal que el de mama o de cuello uterino, procurando otros factores de protección como mantener un peso saludable o no recibir terapia de reemplazo hormonal después de la menopausia.
Agrega que existen factores de protección contra el cáncer de ovario como haber tomado píldoras anticonceptivas por cinco años o más, lo cual permite tener aproximadamente 50 por ciento menos riesgo de padecerlo, o haberse sometido a procedimientos quirúrgicos de ligadura de trompas o extirpación de ovarios o del útero.

También haber dado a luz o amamantar durante un año o más, ayudan a la mujer a tener un riesgo moderadamente menor de presentar esta patología.
De acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología y el Instituto Nacional de Salud Pública, el cáncer de ovario epitelial es el más común con el 95 por ciento de los casos, principalmente a partir de los 45 años, y el restante cinco por ciento corresponde al germinal en las mujeres jóvenes.
Según la Oncoguía de Cáncer Epitelial de Ovario, el diagnóstico suele realizarse posterior a la menopausia y la edad promedio de presentación es a los 63 años, aunque el 16 por ciento de los casos se diagnostica entre los 40 y 44 años.
La Secretaría de Salud informó que el riesgo de padecer cáncer de ovario aumenta con la edad y, entre las mujeres que padecen obesidad o tienen su primer embarazo a término después de los 35 años, así como las que usan estrógenos después de la menopausia o tienen algún antecedente familiar.

Redacción Radio Centro Noticias

Foto: Twitter

Compartir

Comentarios