El banderazo a bulldozers, grúas y excavadoras militares, que trabajarán en la construcción de lo que será la terminal de Santa Lucía y que según promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador comenzará a operar en dos años, da pie a revisar otras terminales inauguradas recientemente con las que compite México, no solo Panamá y Miami.

Turquía inauguró este mes el nuevo aeropuerto de Estambul considerado el más grande del mundo con una capacidad de 150 millones de pasajeros al año ampliable a 200 y un costo de 10 mil millones de dólares.

El viejo aeropuerto de Ataturk, que en sus inicios era un aeródromo militar, servirá para vuelos de carga.

Singapur actualizó el aeropuerto Changi que tiene una cascada interior de una altura de cuatro pisos, jardines, más de 280 tiendas y restaurantes, hotel y cine.

La terminal de Hong Kong es un ambicioso proyecto que se construyó sobre el mar con diseño del arquitecto Norman Foster, el mismo que diseño el NAIM.

Una de las críticas al proyecto de Texcoco es que buscaba ser un nuevo Santa Fe, lleno de tiendas, pero esa es la tendencia mundial, los edificios dejaron de ser fríos de concreto, vidrio y hormigón solo para pasajeros y se están transformando en centros comerciales, de entretenimiento, y de esparcimiento no solo para agotados pasajeros sino para habitantes del lugar lo que es un detonador de la economía.

El Aeropuerto de la Ciudad de México tiene la capacidad para manejar a unos 45 millones de pasajeros al año, comparado con los 104 millones de Atlanta o 88 millones de Dubái, estamos en el sitio 38 de las terminales aéreas en cuanto a números.

En el sureste el aeropuerto de Cancún, propiedad de ASUR, Aeropuertos del Sureste, le ha estado quitando pasajeros al de la Ciudad de México. Los turistas extranjeros prefieren conectar sus vuelos allá, aunque su último reporte a la Bolsa menciona una disminución del número de turistas extranjeros, sobre todo de Estados Unidos.

GAP, que es el grupo aeroportuario del Pacífico, tuvo mejores números que Asur, pero no tan buenos como OMA que reportó un buen margen de utilidad.

Los aeropuertos se han convertido en centros generadores de empleo, entrada de divisas y de ingresos, algo que no ha entendido la 4T.

Twitter: Arturo Corona / @arcoma53 

Comentarios