Santiago de Yosondúa es una población de ocho mil habitantes ubicada en la sierra mixteca de Oaxaca, a dos mil 200 metros sobre el nivel del mar, a unas cinco horas por carretera de la capital del Estado.

Fundada por los monjes dominicos en el siglo XVI, Yosondúa es uno de los municipios a donde el Internet llega a cuentagotas, apenas en un par de cafés y es caro, 25 pesos la hora. Es uno de los sitios olvidados por la tecnología. Sus habitantes piden tener acceso a Internet.

Este lugar es uno de los que esperan ser conectados a la red de fibra óptica de la CFE Telecomunicaciones e Internet. Este derecho está establecido en el Artículo Sexto de la Constitución, pero hasta ahora solo llega a las grandes zonas urbanas.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto se invirtió en el programa “México conectado”, que buscaba reducir el rezago tecnológico, abrió mil sitios públicos con Internet en centros de salud, escuelas, universidades.

Hoy con la llegada de la 4T el programa “México conectado” cambió por otro similar llamado “Internet para todos” pero con menor presupuesto y mientras se activa ya hay damnificados.

La primera institución afectada con estos cambios y ahorros fue la UNAM. La SCT ordenó la desconexión de la llamada Red NIBA, de banda ancha, por la terminación del contrato y abrió una licitación para el proveedor de este importante servicio. El resultado es que muchos usuarios se quedaron sin Internet hasta nuevo aviso.

En Yosondúa esperan pronto la señal que los integre a la tecnológica de la información.

Twitter: Arturo Corona/@arcoma53 

resumidascuentas@hotmail.com

Comentarios