Ya la semana pasada los Estados Unidos anunció el retiro de los aranceles impuestos al acero de 25 por ciento y al aluminio de 10 por ciento a México y a Canadá, lo que se espera abra el camino hacia la ratificación del T-MEC, el nuevo Tratado de Comercio de Norteamérica, que se espera sea ratificado en los congresos de los tres países entre junio y septiembre.

México está por anunciar que retira también aranceles que impuso a 97 productos agropecuarios, siderúrgicos e industriales que importamos de nuestro vecino del norte, como manzanas, papas, arándanos, quesos, piernas y paletas de carne de cerdo y el whisky, sí el que se fabrica principalmente en Tennessee del conocido como Bourbon y whisky de centeno.

Si usted pregunta por qué las manzanas se fueron hasta 50 o más pesos el kilo, ahí está la respuesta, también los otros productos con aranceles costaron más caro incluido el whisky estadounidense. Los empresarios que fabrican este alcohol tenían fuertes pérdidas porque su producto ha sido blanco de aranceles impuestos en represalia a los estadounidenses, sobre todo de los países europeos.

México y Canadá importan 62 millones de dólares en whiskies al año, pero tan solo 14 millones es lo que compra México. Dicen los exportadores de este licor que las exportaciones totales disminuyeron once por ciento el año pasado por lo que no se pudo exportar a México y Canadá, pero la caída es el doble a los países de la Unión Europea.

Twitter: Arturo Corona/ @arcoma53 

Comentarios