Tras la amenaza directa del presidente de los Estados Unidos de imponer una tasa de tarifas a todo lo que se importe de México, de aguacates a un automóvil completo, pasando por el crudo de exportación, les pegó ya a empresas con plantas en México.

Las acciones de las automotrices sufrieron un golpe en el valor de sus acciones. La Fiat Chrysler perdió 5.40 por ciento, la Ford casi tres por ciento, la General Motors que está más expuesta retrocedió 4.18 por ciento.

Un arancel de 5 por ciento tendría un impacto anual de varios cientos de millones de dólares para la GM, dijo un analista. Una opción que tiene la automotriz, y que no tienen otras, es trasladar la producción temporalmente de pickups y modelo Equinox a Canadá.

Finalmente, el que pagará estos aranceles será el consumidor de los Estados Unidos.

Se supo que hay voces que se opusieron a la nueva amenaza de Donald Trump, entre ellos Steven Mnunchin, el secretario del Tesoro y Robert Lighthizer el representante comercial de los Estados Unidos.

No se entiende la amenaza de aranceles al tiempo que el propio Trump presione para la aprobación del USMECA o T-MEC. La cadena de producción es particularmente afectada. Las acciones de la Kansas City Southern que tiene un corredor comercial entre la Ciudad de México y Laredo Texas bajaron casi 6 por ciento, también la Union Pacific perdió 2 por ciento, hasta la cadena de comida rápida “Chipotle”, muy popular en los Estados Unidos, perdió 2 por ciento.

El peso al menudeo llegó a venderse en 20 pesos. En esta guerra comercial nadie gana y todos perdemos.

Twitter: Arturo Corona/@arcoma53 

Compartir

Comentarios