Finalmente, el INEGI dio a conocer la estimación del PIB para el segundo trimestre del año, un aumento mínimo de 0.1 por ciento, frente a una caída del 0.2 por ciento en los primeros tres meses del año.

Técnicamente no se suman dos trimestres con crecimiento negativo, lo que prácticamente deja a la economía en la rayita. El dato chocó con los pronósticos de las agencias calificadoras y analistas como CitiBanamex.

En el informe hay datos reveladores, las actividades primarias que son aquellas como la minería, la agricultura, la ganadería, la pesca, crecieron 1.4 por ciento, también las actividades terciarias como son los servicios de la banca, la educación, la salud, apenas registraron un aumento mínimo de 0.1 por ciento respecto al igual trimestre del año pasado.

Lo que bajó significativamente a menos 2.8 por ciento fueron las actividades secundarias que comprenden toda actividad económica industrial, como la fabricación de coches, electrodomésticos, ropa.

Hay menos creación de empleos, se importa y se exporta menos.

El estancamiento se siente ya en los bolsillos de los consumidores que compran menos bienes y gastan menos ante las expectativas negativas.

Pronto iniciará el ciclo escolar, las escuelas y universidades privadas resienten ya una caída preocupante en la inscripción. Médicos y dentistas se quejan de una baja en la consulta y los grandes almacenes tienen que organizar baratas con más frecuencia porque las ventas están por debajo de las del año pasado.

En Resumidas Cuentas, la economía está estancada, no hay crecimiento y lo que es peor el resto del año no apunta para una recuperación para cerrarlo con un 2 por ciento como promete el presidente López Obrador.

Twitter: Arturo Corona/@arcoma53 

resumidascuentas@hotmail.com

Compartir

Comentarios