Surgida en el sexenio de presidente Ernesto Zedillo, la Policía Federal fue formada como una corporación especializada en tareas contra el crimen organizado. Sus primeros integrantes fueron cinco mil soldados de la policía militar.

En el sexenio de Vicente Fox se sumó la Policía Federal de caminos y su tarea fue combatir a grupos de la delincuencia organizada.

Con Felipe Calderón, en plena guerra contra el narco, la Federal creció de 10 mil a 32 mil elementos, se expandió y especializó con policía científica, de investigación, se le dotó de centros de mando con tecnología de punta, vehículos especializados, helicópteros y aviones. Fue la fuerza esencial para enfrentar a la delincuencia organizada.

En el pasado sexenio de Enrique Peña Nieto la Policía Federal pasó al mando de Gobernación y llegó hasta los 37 mil elementos, ocho mil de ellos dedicados a investigación de campo y científica.

Con la creación de la Guardia Nacional, la Federal fue desmantelada. 20 mil policías serán integrados a esta nueva fuerza y el resto tendrá que buscar ser adscrito al Instituto de Migración, o a alguna otra dependencia federal, pero su futuro es incierto.

El desmantelamiento de la Guardia Nacional, que en su operación y formación es parte del Ejército Mexicano, es rechazado por muchos de sus elementos, que ven en riesgo su antigüedad laboral, sus prestaciones, pero también no quieren ser evaluados, y pasar la prueba de polígrafo.

En Resumidas Cuentas, los policías rechazan regirse por este cuerpo militar, vivir en cuarteles militares, ser evaluados por personal militar que carece de preparación policial. Finalmente, aunque se diga lo contrario, la Guardia Nacional es un cuerpo militar que es mandado por generales, se rige por sus normas y disciplina, no hay más.

Twitter: Arturo Corona/ @arcoma53 

resumidascuentas@hotmail.com 

Comentarios