Atrás quedaron los tiempos en que los mexicanos teníamos una o dos opciones para ver televisión, o era Televisa con sus cuatro frecuencias o los otros canales: el 13 de Imevisión, el 11 que era muy limitado y no había más.

Hoy el 93 por ciento de los hogares en México tienen televisión, la mitad ve canales abiertos y el 37 consume televisión de paga, el 12 por ciento tiene los dos sistemas, esto según la última Encuesta Nacional de Consumo de Medios Audiovisuales que mide el IFT. Hoy la digitalización de los canales nos permite tener una gran variedad de programación ya sea por sistemas de cable, satelital o bien por Internet como Netflix.

La tendencia en los Estados Unidos es a cortar el cable. De nada sirve una oferta de 400 canales si uno solamente ve diez, allá las grandes empresas de cable han mudado sus sistemas por tecnología digital vía Internet. Aquí en México todavía falta un poco de tiempo para tener una buena cobertura de Internet y a precios más accesibles.

El IFT apenas dio a conocer su estudio “Comprador de Servicios de Telecomunicaciones” en el que revela que han bajado los precios de renta mensual en Internet fijo y han subido el número de canales en TV de paga. La renta mensual básica oscila entre los 119 y los 270 pesos para una oferta de entre 41 y 280 canales.

Esta baja en el costo de la televisión de paga se refleja en el Índice Nacional de Precios al Consumidor de septiembre que aumentó 0.26 por ciento para una inflación acumulada anual de tres por ciento. Entre los productos con precios a la baja los paquetes de Internet, telefonía y televisión de paga, el llamado Triple Play con una variación mensual de menos 1.41 por ciento.

Los precios de la televisión de paga van a la baja ante la competencia entre la TV abierta y las plataformas digitales, el futuro inmediato ve una disminución en el número de suscriptores de cable por una conexión rápida de Internet.

Twitter: Arturo Corona/@arcoma53 

resumidascuentas@hotmail.com 

Comentarios