Este martes Donald Trump lanza oficialmente su campaña hacia la reelección para un segundo mandato que terminará a finales del 2024, habrá Trump para rato, al menos eso esperan sus seguidores y el propio presidente.

En Orlando, Florida será el lanzamiento de la campaña que lo llevará durante los próximos 17 meses a buscar un segundo término.

A diferencia del 2016 cuando no era el favorito, hoy lo es con sus políticas agresivas a favor de una América más grande, sus guerras comerciales, sus amenazas a diestra y siniestra.

Atrás quedó ya su promesa de invertir 12 mil millones de dólares en construir un muro en la frontera que pagaría México, el Congreso no autorizó gastar esa cantidad y sólo se han construido prototipos, se han reforzado tramos, movilizó a la Guardia Nacional a la frontera, pero eso no importa, obligó a México a frenar la ola de centroamericanos con la amenaza de imponer aranceles.

Para la óptica del presidente, sus grandes logros son la economía que marcha como nunca, aunque las grandes empresas que fabrican autos en México no han regresado su producción a los Estados Unidos.

El renovado respeto que -dice- se respira luego de haber declarado una guerra de aranceles contra China, amenazado a Irán y haberse acercado a Corea del Norte. Sin embargo, los últimos sondeos de opinión muestran que su posible contrincante por el partido Demócrata Joe Biden lo adelanta hoy en al menos estados clave como Michigan, Wisconsin, y Pennsylvania que lo llevaron al triunfo en el 2016.

Aunque es muy temprano para declarar ganador, veremos una campaña en la que México volverá a ser blanco de los discursos del presidente.

Twitter: Arturo Corona: @arcoma53 

Comentarios