650 bolsas de plástico consumen cada mexicano al año, a eso hay que sumarle otros productos del mismo material y luego multiplicarlo por el número de habitantes en México y el mundo.

Por eso, la tendencia es a regular el uso del plástico en el orbe. En México cada vez más ciudades modifican las leyes para prohibir el uso de bolsas plásticas y contenedores de poliestireno expandido o popotes plásticos.

Ya hay por lo menos ocho estados que se han sumado a esta iniciativa con sus particularidades cada uno.

Hay, sin embargo, preocupación de las empresas dedicadas al comercio de estos materiales, pero todo indica que tendrán que adaptarse y modificar su giro, o esperar a la ciencia.

Y es que en la UNAM se desarrolla una bacteria que permite crear un plástico para sustituir a los convencionales, sin embargo, el cambio a nuevos materiales llevará su tiempo y tendrá que pasar por eficientar costos, pues especialistas aseguran que la sustitución del liviano plástico puede encarecer los alimentos y el agua embotellada simplemente por el peso y su impacto en el transporte.

El reto es buscar alternativas realistas y creativas.

Twitter: @BlancaLolbee 

Compartir

Comentarios